Elija su idioma:
italiano Nederlands Português español English Íslenska Русский
Noticias del Universo para niños de todo el mundo

¿Tienen pulso las estrellas?

12 de Junio de 2013

Esta fotografía contiene miles de estrellas que, desde la distancia, parecen todas iguales: como pequeños puntos bonitos de luz. Pero si miramos más de cerca, abarcan un amplio abanico de colores, tamaños y temperaturas diferentes: ¡desde estrellas enanas rojas frías hasta abrasadoras supergigantes azules calientes! Y aunque muchas pasan la mayor parte de sus vidas quemando hidrógeno tranquilamente en sus centros y brillando con luz constante, estable, otras son mucho más activas. ¡La nueva clase de estrellas que acaba de ser descubierta por astrónomos de Japón encaja en esta segunda categoría!

Las nuevas estrellas son un tipo de estrella "variable pulsante", llamadas con este nombre porque su brillo cambia ya que continuamente se hinchan y encogen como un corazón latiendo. Los cambios de brillo de estas estrellas pueden variar desde muy grandes a muy pequeños, pueden durar desde una fracción de segundo a años, dependiendo del tipo de estrella variable. Las variables pulsantes se hinchan y encogen debido a las condiciones especiales y a las intensas fuerzas que están activas en el interior de estas estrellas. Así que, observando estas pulsaciones, podemos conocer los secretos de lo que está ocurriendo dentro de una estrella, información que sería casi imposible de obtener de cualquier otro modo.

Durante siete años un equipo de astrónomos estudió unas 2000 estrellas azules y rojas del cúmulo que está en el centro de esta fotografía. Encontraron que 36 de las estrellas seguían un patrón muy extraño e inesperado: mostraban cambios diminutos pero regulares en sus brillos. Un "latido" que pulsaba regularmente cada entre dos y veinticuatro horas. Esto era totalmente inesperado y por ahora, nadie puede explicar por qué estas estrellas en particular cambian con el tiempo de este modo. Sólo tenemos una pista: estas estrellas están girando muy rápido en comparación con otras estrellas similares. ¡Esperemos que los especialistas sean capaces de comprender pronto la razón que hay detrás de estos misteriosos latidos estelares!

Dato curioso: ¿Sabías que nuestro propio Sol es un tipo de estrella variable? La energía expulsada por el Sol varía a lo largo de un ciclo de 11 años. Y estos cambios diminutos pueden afectar a la Tierra de un modo grande. Por ejemplo, entre 1645 y 1715, el Sol atravesó un periodo de baja energía. Al mismo tiempo, Europa sufrió una extraordinaria ola de frío: se congeló el río Támesis en Londres, se expandieron los glaciares en los Alpes, y aumentó el hielo del Mar del Norte!

Esta es una versión para niños de la nota de prensa de ESO eso1326.