Exoplanetas

La búsqueda de planetas fuera de nuestro Sistema Solar

"Las minúsculass señales descubiertas por HARPS no podrían haberse distinguido del 'simple ruido' con la mayoría de los espectrógrafos hoy disponibles."

Michel Mayor, Observatorio de Ginebra, co-descubridor del primer exoplaneta alrededor de una estrella.
ESO Observations

La búsqueda de planetas fuera de nuestro Sistema Solar constituye un elemento clave para la que posiblemente sea la pregunta más profunda para la humanidad: ¿hay vida en otros lugares del Universo? Los observatorios de ESO están equipados con un arsenal único de instrumentos para encontrar, estudiar y seguir los llamados 'exoplanetas'.

Usando el VLT, fue posible vislumbrar por primera vez el débil resplandor de un planeta fuera de nuestro Sistema Solar, obteniendo la primera imagen de un exoplaneta. Este nuevo mundo es gigante, con una masa de unas cinco veces la de Júpiter. Esta observación marca un primer y destacado paso hacia una de las metas más importantes de la astrofísica moderna: la caracterización de la estructura física y la composición química de planetas gigantes y, finalmente, de planetas similares a la Tierra. Ver noticia (en inglés).

HARPS es un instrumento dedicado a la búsqueda de exoplanetas mediante la medida de velocidades radiales con alta precisión. Gracias a él se ha descubierto que una estrella cercana cuenta con, al menos, cuatro planetas orbitando a su alrededor, todos ellos con masas inferiores a las de Neptuno. Uno de ellos tiene tan sólo dos veces la masa de la Tierra, el más pequeño jamás descubierto. Otro de estos planetas, de siete masas terrestres y que reside en la zona habitable de su estrella, tarda alrededor de 66 días en hacer una orbita completa en torno a su estrella madre. Los astrónomos consideran probable que este planeta esté cubierto por océanos: un mundo acuático. Este descubrimiento abre nuevos caminos en la búsqueda de planetas que podrían contener vida. Ver noticia (en inglés).

Uno de los telescopios de La Silla formó parte de una red de telescopio repartidos por todo el planeta y que aplicaba la innovadora técnica de las microlentes gravitatorias. Esta colaboración descubrió un nuevo planeta extrasolar que posee una masa sólo cinco veces mayor que la de la tierra. Gira alrededor de su estrella progenitora en unos diez años y es muy probable que tenga una superficie rocosa o helada. Ver noticia (en inglés).

Un folleto especial sobre Exoplanetas está disponible en inglés aquí.