Interferometría

The principle of interferometryDicho simplemente, cuanto más grande sea el espejo de un telescopio, más finos son los detalles que logra ver. Técnicas como óptica adaptativa y óptica activa, ambas usadas por ESO, pueden optimizar todo el potencial de un espejo grande. La óptica adaptativa ayuda a contrarrestar los efectos de la turbulencia atmosférica y la óptica activa estabiliza los espejos principales de 8,2 metros del Very Large Telescope (VLT) de ESO. Juntos permiten distinguir detalles más pequeños que unos 0,05 arcosegundos o el tamaño de una moneda de dos euros vista desde 100 km de distancia.

Debido a que aumentar el tamaño de los telescopios no es una tarea fácil, los astrónomos han ideado una nueva tecnología para ver detalles más finos aún: la interferometría. Esta técnica de observación combina la luz recibida por dos o más telescopios y les permite actuar como una sola unidad con un diámetro de espejo equivalente a la distancia entre los telescopios.

The VLTI tunnelsLos ingenieros diseñaron el VLT especialmente para el uso de la interferometría. Junto a las cuatro Unidades de Telescopio de 8,2 metros, en el concepto del VLT general se incluyeron cuatro Telescopios Auxiliares (ATs) móviles de 1,8 metros para formar el Very Large Telescope Interferometer (VLTI). Los ATs pueden ser movidos entre 30 estaciones diferentes y, en la actualidad, los telescopios pueden formar grupos de dos o tres para interferometría.

Using interferometryUn complejo sistema de espejos trae la luz desde diferentes telescopios a los instrumentos astronómicos donde es combinada y procesada. Esta hazaña involucra una asombrosa destreza técnica pues los haces de luz deben ser mantenidos iguales, a distancias menores a 1/1000 mm a través de un tramo de unos pocos cientos de metros. Para las Unidades de Telescopio, esto da un diámetro de espejo equivalente a hasta 130 metros, y cuando se combinan los Telescopios Auxiliares se puede lograr diámetros de espejo equivalentes a hasta 200 metros. Esto es unas 25 veces mejor que lo que puede lograr una sola Unidad de Telescopio del VLT.

El VLTI otorga a los astrónomos la habilidad de estudiar objetos celestes en detalles sin precedentes. Es posible ver detalles en la superficie de las estrellas y aun de estudiar los alrededores de los agujeros negros. El VLTI ha permitido a los astrónomos obtener una de las imágenes más nítidas que se hayan conseguido de una estrella, con una resolución espacial de sólo 4 milésimas de arcosegundo. Esto es equivalente a ver la cabeza de un tornillo en la Estación Espacial Internacional desde la Tierra.