eso0916es-cl — Comunicado científico

EL VIENTO SOLAR BRONCEA A LOS ASTEROIDES JÓVENES

22 de Abril de 2009

Un nuevo estudio publicado en Nature esta semana revela que las superficies de los asteroides envejecen y enrojecen mucho más rápido de lo que se pensaba, es decir, en menos de un millón de años, lo que equivale al parpadeo de un ojo para un asteroide. Este estudio finalmente confirmó que el viento solar es la causa más probable del rápido desgaste espacial en asteroides. Este fundamental resultado ayudará a los astrónomos a relacionar la apariencia de un asteroide a su historia real e identificar cualquier efecto secundario de un impacto catastrófico con otro asteroide.

“Los asteroides parecen ´broncearse´ muy rápidamente”, dice el autor principal Pierre Vernazza, “pero no de una sobredosis de la radiación ultravioleta del Sol, como ocurre con las personas, sino por los efectos de su poderoso viento”, agrega.

Es sabido hace mucho tiempo que las superficies de los asteroides cambian de apariencia con el tiempo –los asteroides observados son mucho más rojos que el interior de los meteoritos encontrados en Tierra [1] – pero los verdaderos procesos de este “desgaste espacial” y los períodos de tiempo involucrados han sido materia de debate.

Gracias a observaciones de diferentes familias de asteroides [2] empleando el New Technology Telescope de ESO en La Silla y el Very Large Telescope en Paranal, así como telescopios en España y Hawaii, el equipo de Vernazza ha solucionado este rompecabezas.

Cuando dos asteroides colisionan, crean una familia de fragmentos con superficies “frescas”. Los astrónomos descubrieron que estas superficies recién expuestas se alteran rápidamente y cambian de color en menos de un millón de años, un tiempo muy corto comparado con la edad del Sistema Solar.

“Las partículas cargadas y de movimientos rápidos en el viento solar dañan la superficie del asteroide a una velocidad asombrosa [3]”, dice Vernazza. A diferencia de la piel humana, que se daña y envejece por la repetida sobrexposición a la luz solar, es quizás una sorpresa que sean los primeros momentos de exposición, es decir los primeros millones de años, los causantes del mayor envejecimiento de los asteroides.

A través del estudio de diferentes familias de asteroides, el equipo también ha mostrado que la composición de la superficie de un asteroide es un importante factor en cuan roja puede llegar a ser su superficie. Después del primer millón de años la superficie se “broncea” mucho más lentamente. En esa etapa el color depende más de la composición que de la edad. Más aún, las observaciones revelan que las colisiones no pueden ser el principal mecanismo detrás de la alta proporción de superficies “frescas” observadas entre los asteroides cercanos a la Tierra. Por el contrario, estas superficies de “apariencia fresca” pueden ser el resultado de encuentros planetarios en que el temblor de un planeta ha “estremecido” al asteroide, exponiendo el material inalterado.

Gracias a estos resultados, los astrónomos ahora podrán entender mejor cómo la superficie de un asteroide –que a menudo es lo único que podemos observar– refleja su historia.

Notas

[1] Los meteoritos son fragmentos pequeños de asteroides que caen a la Tierra. Mientras un meteorito entra a la atmósfera de la Tierra su superficie puede derretirse y resultar parcialmente carbonizada por el intenso calor. Sin embargo, el interior del meteorito permanece inalterado y puede ser estudiado en un laboratorio, proporcionando rica información sobre la naturaleza y composición de los asteroides.

[2] Una familia asteroide es un grupo de asteroides que están en órbitas similares alrededor del Sol. Los miembros de una familia dada son considerados los fragmentos de un asteroide más grande que fue destruido durante una colisión.

[3] La superficie de un asteroide es afectada por las partículas altamente energéticas que forman el viento solar. Estas partículas destruyen parcialmente las moléculas y cristales en la superficie, reordenándolas en otras combinaciones. Con el correr del tiempo estos cambios forman una delgada costra o materia irradiada que tiene colores y propiedades definidos.

Información adicional

Este resultado fue presentado en un artículo publicado en la revista Nature, “El viento solar como el origen del rápido enrojecimiento de las superficies de asteroides” por P. Vernazza y otros. El equipo está compuesto por Pierre Vernazza (ESA), Richard Binzel (MIT, Cambridge, EE.UU.), Alessandro Rossi (ISTI-CNR, Pisa, Italia), Marcello Fulchignoni (Observatorio de Paris, Francia), y Mirel Birlan (IMCCE, CNRS-8028, Observatorio de Paris, Francia). El documento en inglés lo puede ver aquí.

Contactos

Pierre Vernazza
European Space Agency
Noordwijk, Netherlands
Tlf.: +31 71 565 3154
Correo electrónico: pierre.vernazza@esa.int

Henri Boffin
ESO
Garching, Germany
Tlf.: +49 89 3200 6222
Correo electrónico: hboffin@eso.org

Valentina Rodriguez
ESO
Chile
Tlf.: +56 2 463 3123
Correo electrónico: vrodrigu@eso.org

Esta es una traducción de la nota de prensa de ESO eso0916.

Acerca de la nota de prensa

Nota de prensa No.:eso0916es-cl
Legacy ID:PR 16/09
Facility:New Technology Telescope,Other,Very Large Telescope
Science data:2009Natur.458..993V

Imágenes

Los Asteroides Jóvenes Se Ven Viejos
Los Asteroides Jóvenes Se Ven Viejos

Ver también