ann16002-es — Anuncio

¡Siga la cacería de un planeta en vivo y en directo!

Lanzamiento de la campaña Punto Rojo Pálido (Pale Red Dot)

15 de Enero de 2016

Se ha lanzado una campaña de difusión única que permitirá al público en general realizar un seguimiento a los científicos de todo el mundo, en su búsqueda de un exoplaneta similar a la Tierra alrededor de nuestra estrella más cercana: Próxima Centauri. La campaña de observaciones se realizará desde enero a abril de 2016 y será acompañada de blog posts y actualizaciones en las redes sociales.  Nadie sabe cuáles serán los resultados. En los meses siguientes a las observaciones, los científicos analizarán los datos y someterán los resultados a una revista arbitrada.

A una distancia de sólo 4.2 años luz del Sol, en la constelación de Centauro, Proxima Centauri es la estrella más cercana al Sol conocida. Observaciones previas han proporcionado sugerentes pero débiles indicios de un pequeño acompañante orbitando esta estrella enana roja, pero esta nueva campaña hará una búsqueda de mayor sensibilidad para los bamboleos delatores en el movimiento orbital de la estrella enana que podrían revelar la presencia de un planeta en órbita semejante a la Tierra.

Se realizarán observaciones con el instrumento HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher, por sus siglas en inglés), instalado en el Telescopio de 3.6 metros de ESO en el Observatorio La Silla.  Los datos obtenidos con HARPS serán complementados con imágenes de un conjunto de telescopios robóticos situados en todo el mundo [1].

Los telescopios que constituyen el sistema BOOTES (Burst Optical Observer and Transient Exploring System, u Observador Óptico de Estallidos y Sistema de Exploración en Tránsito), junto con la Red Global de Telescopios del Observatorio Las Cumbres (LCOGT) apoyarán la búsqueda, midiendo cada noche el brillo de Proxima Centauri durante los dos meses y medio de duración del proyecto. Estas observaciones ayudarán a los astrónomos a determinar si cualquier bamboleo detectado en el movimiento de la estrella es ocasionado por rasgos de su superficie turbulenta, o por un planeta en su órbita.

Una vez recopilados los datos provenientes de los diversos telescopios, los astrónomos podrán comenzar su análisis.  En los meses siguientes, sus métodos de investigación y sus conclusiones serán descritos en un artículo científico presentado a una revista científica arbitrada. Cuando la comunidad científica haya validado la investigación, los resultados serán publicados, concluyendo así un largo y significativo programa de investigación científica.

Además de seguir las observaciones científicas a medida que llegan, la campaña de difusión Punto Rojo Pálido [2] brinda al público la oportunidad de ver cómo se hace ciencia en los observatorios modernos, y cómo los equipos de astrónomos de diferentes especialidades trabajan en conjunto para recopilar, analizar e interpretar los datos, que podrán o no confirmar la presencia de un planeta similar a la Tierra orbitando nuestro vecino más cercano.

“Estamos tomando un riesgo al involucrar al público antes de saber siquiera lo que las observaciones nos indican – no podemos analizar los datos y formular conclusiones en tiempo real. Cuando publiquemos el trabajo resumiendo los hallazgos, es muy probable que debamos aseverar que no logramos encontrar pruebas de la presencia de un exoplaneta similar a la Tierra alrededor de Proxima Centauri. Pero el hecho que podamos buscar objetos tan pequeños con tan extrema precisión es realmente asombroso,” afirmó Guillem Anglada-Escude, Coordinador del Proyecto.

“Deseamos compartir el entusiasmo de la búsqueda con las personas y mostrarles cómo funciona la ciencia detrás de bambalinas, el proceso de prueba y error y los esfuerzos continuados requeridos para lograr  descubrimientos de los cuales las personas normalmente se enteran a través de las noticias. Con esto, esperamos entusiasmar a más personas con los temas STEM [3] y con la ciencia en general“, agregó Guillem.

La campaña de difusión Punto Rojo Pálido echará luz sobre el aspecto poco conocido de la cacería de planetas, con artículos de fondo y a través de las redes sociales. La animada serie de blog posts acerca de diversos temas – incluyendo técnicas de cacería de planetas, el European Extremely Large Telescope de ESO (E-ELT)  y la vida de las estrellas, están planificados, escritos por los astrónomos e ingenieros de los observatorios involucrados, como también por comunicadores científicos, observadores y otros expertos en el área.

Se harán actualizaciones diarias en las redes sociales, informando al público del transcurso de las observaciones y de los eventos que ocurran en los tres observatorios involucrados. Para recibir actualizaciones, se invita al público a seguir la cuenta en Twitter de la campaña Punto Rojo Pálido y el hashtag #PaleRedDot.

El nombre de la campaña se inspiró en la famosa imagen de la Tierra conocida como el “punto azul pálido” captada en 1990 por el Voyager 1, en su viaje hacia el espacio interestelar.  La frase fue utilizada, posteriormente, por Carl Sagan en su ensayo titulado Pale Blue Dot: A Vision of the Human Future in Space.  Como Proxima Centauri es una estrella enana roja, los astrónomos esperan que, de existir un exoplaneta en órbita, éste aparecería en un tono rojizo. Asimismo, tal como la imagen de la Tierra captada por el Voyager significó un logro extraordinario para la humanidad, el descubrir un exoplaneta similar a la Tierra orbitando nuestra  estrella más cercana sería otro paso más para lograr responder una de las interrogantes más profundas de la humanidad: Estamos solos?

La campaña Pale Red Dot se pondrá en marcha el 15 de enero de 2016, con observaciones, tres días más tarde, desde el Observatorio La Silla de ESO, ubicado  en el borde del Desierto de Atacama en Chile, que continuarán hasta la primera semana de abril. Se espera que toda la información científica obtenida como parte del proyecto estará disponible al público a fines del 2016.

Notas

[1] El equipo de astrónomos que conduce las observaciones y campaña de difusión está integrado por: Guillem Anglada-Escude, Gavin Coleman, John Strachan (Queen Mary University de Londres, Reino Unido), James Jenkins (Universidad de Chile, Chile), Cristina Rodriguez-Lopez, Zaira M. Berdinas, Pedro J. Amado (Instituto de Astrofisica de Andalucia/CSIC), Julien Morin (Universidad de Montpellier, Francia), Mikko Tuomi (Centro de Investigación Astrofísica/Universidad de Hertfordshire, Reino Unido), Yiannis Tsapras (Heidelberg/LCOGT, Astronomisches Rechen-Institut – Heidelberg & LCOGT) y Christopher J. Marvin (Universidad de  Goettingen).

[2] La campaña de difusión es coordinada por el equipo que compone el proyecto, y cuenta con el apoyo de los departamentos de difusión de ESO, Queen Mary University de Londres, Instituto de Astrofísica de Andalucía/CSIC, Universidad de Montpellier, Universidad de Goettingen, Universidad de Chile y Las Cumbres Observatory Global Telescope Network.

[3] STEM, Science, Technology, Engineering and Mathematics (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).

Información adicional

ESO es la organización astronómica intergubernamental más importante en Europa y el observatorio astronómico en tierra más productivo del mundo. Cuenta con el respaldo de 16 países: Austria, Bélgica, Brasil, República Checa, Dinamarca, Francia, Finlandia, Alemania, Italia, Holanda, Polonia, Portugal, España, Suecia, Suiza y el Reino Unido, además de Chile como país anfitrión. ESO desarrolla un ambicioso programa centrado en el diseño, construcción y operación de potentes instalaciones para la observación astronómica desde la Tierra, permitiendo así a los astrónomos realizar importantes descubrimientos científicos. ESO también juega un papel fundamental a la hora de promover y organizar la cooperación para la investigación en el campo de la astronomía. ESO opera en Chile tres instalaciones de observación únicas en el mundo: La Silla, Paranal y Chajnantor. En Paranal, ESO opera el Very Large Telescope (VLT), el observatorio óptico más avanzado del mundo, y dos telescopios de rastreo. El telescopio VISTA, que funciona en longitudes de onda infrarrojas, es el telescopio de rastreo más grande a nivel mundial y, por su parte, el VLT Survey Telescope (VST) es el telescopio de mayor tamaño diseñado para rastrear de manera exclusiva los cielos en luz visible. ESO es socio principal de ALMA, el proyecto astronómico de mayor envergadura en la actualidad. Y en el cerro Armazones, cercano a Paranal, ESO se encuentra construyendo el European Extremely Large Telescope, el E-ELT, de 39 metros de diámetro, el que se convertirá en "el ojo más grande del mundo para mirar el cielo".

La red LCOGT (Las Cumbres Observatory Global Telescope Network) es un conjunto de telescopios robóticos integrados, distribuidos en todo el mundo. La red actualmente incluye dos Telescopios de 2 metros, situados en Hawaii y en la región Oriental de Australia, nueve Telescopios de 1 metro, ubicados en Chile, Sudáfrica, Oriente de Australia y Texas, y tres Telescopios de 0.4 metros ubicados en Chile y en las Islas Canarias. La red Las Cumbres Observatory Global Telescope Network (LCOGT, Inc.) es una organización sin fines de lucro, que construye y opera una red de telescopios robóticos profesionales, desplegados por todo el mundo, dedicados a la ciencia y la educación. Sus usuarios incluyen astrónomos profesionales, escolares y público en general interesado.  LCOGT tiene como objetivo ser una organización científica de nivel mundial y, al mismo tiempo, permitir a una nueva generación de jóvenes explorar el proceso y el pensamiento científico, mediante la astronomía práctica. Los usuarios profesionales incluyen miembros de la Colaboración Científica LCOGT, un grupo de instituciones que ha contribuido a construir la red.

El sistema BOOTES (Burst Optical Observer and Transient Exploring System u Observador Óptico de Estallidos y Sistema de Exploración en Tránsito) comenzó en 1998 como una colaboración entre España y la República Checa, dedicada al estudio de emisiones ópticas de estallidos de rayos gamma (GRBs) que ocurren en el Universo.

Las primeras dos estaciones de BOOTES se ubicaron en España e incluyeron telescopios robóticos de tamaño mediano equipados con cámaras CCD con focos Cassegrain, como también cámaras para obtener imágenes panorámicas del cielo, con una distancia entre ambas estaciones de 240 kilómetros. La primera estación de observación (BOOTES-1) está situada en ESAt (INTA-CEDEA) en Mazagón (Huelva) cuya primera luz se obtuvo en julio de 1998. La segunda estación de observación (BOOTES-2) se encuentra en La Mayora (CSIC) en Málaga, la cual ha estado en pleno funcionamiento desde julio de 2001.  En el año 2009, BOOTES se expandió hacia el extranjero, con la instalación de una tercera estación (BOOTES-3) en Blenheim (Isla Sur de Nueva Zelandia), como resultado de una colaboración con varias instituciones de Nueva Zelandia. La cuarta estación (BOOTES-4) se emplazó en el Observatorio Astronómico Lijiang (Kunming, China), en el año 2012.

Enlaces

Contactos

Oana Sandu
Community Coordinator & Strategy Officer
ESO education and Public Outreach Department
Tel: +49 89 320 069 65
Email: osandu@partner.eso.org

Richard Hook
ESO Public Information Officer
Garching bei München, Germany
Tel: +49 89 3200 6655
Cell: +49 151 1537 3591
Email: rhook@eso.org

Connect with ESO on social media

Sobre el anuncio

Identificador:ann16002

Imágenes

La campaña Pale Red Dot
La campaña Pale Red Dot