APEX

Alcanzando nuevas metas en astronomía submilimétrica

The APEX TelescopeESO opera el telescopio Experimento Pionero de Atacama (Atacama Pathfinder Experiment, APEX), uno de los observatorios más altos de la Tierra, a 5.100 metros de altura, en el llano de Chajnantor, en la región de Atacama, Chile.

APEX es un telescopio de 12 metros de diámetro que opera a longitudes de onda milimétrica y submilimétricas, entre luz infrarroja y ondas de radio. La astronomía milimétrica y submilimétrica abre una ventana al enigmático universo frío, polvoriento y distante, pero el vapor de agua existente en la atmósfera de la Tierra absorbe estas tenues señales que nos llegan del espacio. En este sentido, Chajnantor es un lugar idóneo para un telescopio como éste, ya que la región es una de las más áridas del planeta y supera en unos 750 metros de altura al observatorio de Mauna Kea y en unos 2.400 metros al de Cerro Paranal, donde se ubica el Telescopio Muy Grande (Very Large Telescope, VLT)

The APEX TelescopeLa astronomía submilimétrica es una frontera relativamente inexplorada en la astronomía y revela un Universo que no puede verse en luz visible o infrarroja. Es ideal para estudiar el "Universo frío", ya que en estas longitudes de onda proviene de grandes nubes frías en el espacio interestelar, a temperaturas sólo una pocas decenas de grados por encima del cero absoluto. Los astrónomos usan esta luz para estudiar las condiciones físicas y químicas que se dan en estas nubes moleculares, en las densas regiones de gas y polvo cósmico donde nacen nuevas estrellas. A menudo estas regiones del universo están oscurecidas y ocultas a longitudes de onda visibles, pero brillan con intensidad en la parte milimétrica y submilimétrica del espectro. Este rango de longitud de onda también es ideal para estudiar algunas de las galaxias más antiguas y lejanas del Universo, cuya luz ha experimentado un desplazamiento al rojo hacia estas longitudes de onda más grandes.

APEX es el mayor telescopio de ondas submilimétricas que opera en el hemisferio sur. Cuenta con diversos instrumentos puestos a disposición de la comunidad astronómica para llevar a cabo sus observaciones, siendo uno de los principales la Gran Cámara Bolométrica de APEX (Large APEX Bolometer Camera, LABOCA). LABOCA usa un conjunto de termómetros extremadamente sensibles, conocidos como bolómetros, para detectar luz submilimétrica. Con casi 300 pixeles, es la cámara más grande de su tipo en el mundo. Para poder detectar los minúsculos cambios de temperatura causados por la tenue radiación submilimétrica, cada uno de estos termómetros se enfría a menos de 0,3 grados por encima del cero absoluto, es decir, a temperaturas glaciales de – 272,85 grados Celsius. La gran sensibilidad de LABOCA, unida a su amplio campo visual (un tercio del diámetro de la Luna llena), lo convierten en una poderosa herramienta para tomar imágenes del Universo submilimétrico.

APEX es un pionero, un primer paso para la puesta en marcha del Conjunto Milimétrico/Submilimétrico de Atacama (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array, ALMA) un nuevo y revolucionario telescopio que ESO, junto a sus socios internacionales, está construyendo en el llano de Chajnantor. APEX está basado en un prototipo de antena construida para el proyecto ALMA y buscará objetivos con el fin de que luego ALMA los estudie con mucho más detalle.

APEX es una colaboración entre el Instituto Max Planck de Radioastronomía (MPIfR), el Observatorio Espacial de Onsala (OSO), y ESO. La operación del telescopio es responsabilidad de ESO.

Para más información visite el sitio web APEX.

Más imágenes y vídeos disponibles en el archivo multimedia ESO.

 

Trailer de APEX

APEX en mapa Google