Kids

eso1123es — Comunicado científico

Peróxido de hidrógeno encontrado en el espacio

6 de Julio de 2011

Por primera vez se han encontrado moléculas de peróxido de hidrógeno en el espacio interestelar. El descubrimiento ofrece pistas sobre el enlace químico entre dos moléculas esenciales para la vida: el agua y el oxígeno. En la Tierra, el peróxido de hidrógeno juega un papel clave en la química del agua y el ozono en la atmósfera de nuestro planeta, y es conocido por su uso como desinfectante o decolorante de cabello (agua oxigenada). Ahora los astrónomos lo han detectado en el espacio usando el telescopio APEX, operado por ESO en Chile.

Un equipo internacional de astrónomos realizó el descubrimiento con el telescopio Atacama Pathfinder Experiment (APEX), situado en el Llano de Chajnantor, a 5.000 metros de altura en los Andes chilenos. Se observó una región de nuestra galaxia cerca de la estrella Rho Ophiuchi, a unos 400 años luz de distancia. La región contiene nubes de gas y polvo cósmicos muy densas y frías (alrededor de -250 grados centígrados), donde nuevas estrellas están naciendo. Las nubes están compuestas principalmente de hidrógeno, pero contienen trazas de otros productos químicos y son los objetivos principales para los astrónomos que están a la caza de moléculas en el espacio. Telescopios como APEX, que realizan observaciones de luz en longitudes de onda milímetricas y submilimétricas, son ideales para detectar las señales de estas moléculas.

Ahora, el equipo ha encontrado la propiedad característica de la luz emitida por el peróxido de hidrógeno, proveniente de parte de las nubes de Rho Ophiuchi.

"Nos hemos emocionado mucho al descubrir las señales de peróxido de hidrógeno con APEX. Sabíamos, a partir de experimentos de laboratorio, qué longitudes de onda debíamos buscar, pero la cantidad de peróxido de hidrógeno en la nube es de una sola molécula por cada diez mil millones de moléculas de hidrógeno, por lo que la detección necesitó de observaciones muy cuidadosas ", dice Per Bergman, astrónomo del Observatorio Espacial de Onsala en Suecia. Bergman es el autor principal del estudio, que se publica en la revista Astronomy & Astrophysics.

El peróxido de hidrógeno (H2O2) es una molécula clave tanto para astrónomos como para químicos. Su formación está estrechamente vinculada a otras dos moléculas familiares, oxígeno y agua, que son fundamentales para la vida. Debido a que se cree que gran parte del agua en nuestro planeta se formó originalmente en el espacio, los científicos están interesados ​​en entender cómo se genera [1].

Se cree que el peróxido de hidrógeno se forma en el espacio en las superficies de los granos de polvo cósmico - partículas muy finas, similares a la arena y el hollín - cuando el hidrógeno (H) se suma a las moléculas de oxígeno (O2). Una nueva reacción del peróxido de hidrógeno con más hidrógeno es una forma de producir agua (H2O). Esta nueva detección de peróxido de hidrógeno, por lo tanto, ayudará a los astrónomos a comprender mejor la formación de agua en el Universo.

"No entendemos todavía cómo algunas de las moléculas más importantes aquí en la Tierra se fabrican en el espacio. Pero el descubrimiento de peróxido de hidrógeno con APEX parece ser que nos muestra que el polvo cósmico es el ingrediente que falta en el proceso ", dice Bérengère Parise, directora del grupo de investigación de Emmy Noether en la formación de estrellas, astroquímica en el Instituto Max-Planck de Radio Astronomía en Alemania y co-autora del artículo.

Para averiguar hasta qué punto los orígenes de estas importantes moléculas se entrelazan se necesitarán más observaciones de Rho Ophiuchi y otras nubes de formación estelar con los futuros telescopios, como el Atacama Large Millimeter / submillimeter Array (ALMA) - y la ayuda de químicos en los laboratorios en la Tierra.

APEX es una colaboración entre el Instituto Max-Planck de Radio Astronomía (MPIfR), el Observatorio Espacial de Onsala (OSO) y ESO. El telescopio es operado por la ESO.

Notas

[1] El nuevo descubrimiento de peróxido de hidrógeno también puede ayudar a los astrónomos a comprender otro misterio interestelar: ¿por qué las moléculas de oxígeno son tan difíciles de encontrar en el espacio? No fue sino hasta 2007 que las moléculas de oxígeno fueron descubiertas por primera vez en el espacio, por el satélite Odin.

Información adicional

Esta investigación se publica en la revista Astronomy & Astrophysics.

El equipo está compuesto por P. Bergman (Observatorio Espacial de Onsala, Universidad Tecnológica de Chalmers, Onsala, Suecia), B. Parise (Instituto Max-Planck para Radio Astronomía en Bonn, Alemania), R. Liseau (Chalmers University of Technology, Onsala , Suecia), B. Larsson (Universidad de Estocolmo, Suecia), H. Olofsson (Observatorio Espacial de Onsala, Chalmers University of Technology), KM Menten (Instituto Max-Planck de Radioastronomía) y R. Güsten (Instituto Max-Planck para la Radio astronomía).

ESO, el Observatorio Europeo Austral, es la principal organización astronómica intergubernamental en Europa y el observatorio astronómico más productivo del mundo. Es apoyado por 15 países: Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Portugal, el Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza. ESO desarrolla un ambicioso programa enfocado en el diseño, construcción y operación de poderosas instalaciones de observación terrestres que permiten a los astrónomos hacer importantes descubrimientos científicos. ESO también cumple un rol principal en promover y organizar la cooperación en investigación astronómica. ESO opera tres sitios únicos de observación de clase mundial en Chile: La Silla, Paranal y Chajnantor. En Paranal, ESO opera el Very Large Telescope, el observatorio óptico más avanzado del mundo y dos telescopios de rastreo. VISTA trabaja en el infrarrojo y es el telescopio de rastreo más grande del mundo y el VST (sigla en inglés del Telescopio de Rastreo del VLT) es el telescopio más grande diseñado exclusivamente para rastrear el cielo en luz visible. ESO es el socio europeo de un revolucionario telescopio, ALMA, el proyecto astronómico más grande en desarrollo. ESO está actualmente planificando el European Extremely Large Telescope, E-ELT, el telescopio óptico y de infrarrojo cercano de la categoría de 40 metros, que llegará a ser “el ojo más grande del mundo en el cielo”.

Enlaces

Contactos

J. Miguel Mas
Centro de Astrobiologia (CAB; CSIC-INTA)
Madrid, España
Tlf.: (+34) 91 813 11 96
Correo electrónico: mm@cab.inta-csic.es

Per Bergman
Onsala Space Observatory / Chalmers University of Technology
Sweden
Tlf.: +46 31 772 5500
Móvil: +46 70 239 1741
Correo electrónico: per.bergman@chalmers.se

Bérengère Parise
Max Planck Institute for Radio Astronomy
Bonn, Germany
Tlf.: +49 228 525 153
Correo electrónico: bparise@mpifr-bonn.mpg.de

Douglas Pierce-Price
ESO, Public Information Officer
Garching, Germany
Tlf.: +49 89 3200 6759
Correo electrónico: dpiercep@eso.org

Esta es una traducción de la nota de prensa de ESO eso1123.

Acerca de la nota de prensa

Nota de prensa No.:eso1123es
Nombre:Rho Oph SM 1, Rho Ophiuchi
Tipo:• Milky Way : Nebula : Type : Interstellar Medium
Facility:Atacama Pathfinder Experiment
Science data:2011A&A...531L...8B

Imágenes

La región de formación estelar Rho Ophiuchi, donde se ha detectado el peróxido de hidrógeno en el espacio (anotada)
La región de formación estelar Rho Ophiuchi, donde se ha detectado el peróxido de hidrógeno en el espacio (anotada)
La constelación de Ofiuco, que muestra la región de formación de estrellas Rho Ophiuchi
La constelación de Ofiuco, que muestra la región de formación de estrellas Rho Ophiuchi

Ver también