Kids

eso1326es — Comunicado científico

Descubierto un nuevo tipo de estrella variable

Diminutas variaciones en el brillo revelan un nuevo tipo de estrellas

12 de junio de 2013

Utilizando el telescopio suizo Euler de 1,2 metros, instalado en el Observatorio La Silla de ESO (en Chile) un equipo de astrónomos ha descubierto un nuevo tipo de estrella variable. El descubrimiento se basó en la detección de cambios muy pequeños en el brillo de las estrellas de un cúmulo. Las observaciones revelaron propiedades anteriormente desconocidas de esas estrellas que desafían las actuales teorías y abren nuevas interrogantes sobre el origen de las variaciones.

Los suizos son merecidamente conocidos por su destreza en la creación de piezas de tecnología extremadamente precisas. Ahora, un equipo suizo del Observatorio de Ginebra, ha alcanzado una impresionante precisión utilizando un telescopio relativamente pequeño de tan solo 1,2 metros de diámetro en un programa de observación que se ha prolongado durante muchos años. Han descubierto un nuevo tipo de estrella variable midiendo las variaciones en minutos del brillo estelar.

Los nuevos resultados se basan en medidas regulares del brillo de más de tres mil estrellas del cúmulo estelar abierto NGC 3766 [1] durante un periodo de siete años. Revela cómo 36 de estas estrellas del cúmulo siguen un patrón inusual — tienen pequeñas variaciones regulares en su brillo que suponen un 0,1% de brillo normal de las estrellas. Estas variaciones tienen periodos de entre dos y 20 horas. Las estrellas son algo más calientes y brillantes que nuestro Sol, y de no ser por estas variaciones no se distinguirían de las demás estrellas de su tipo. Esta nueva clase de estrellas variables aún no ha sido bautizada.

Este nivel de precisión en la medida es dos veces mejor que el alcanzado por estudios comparables llevados a cabo por otros telescopios — y suficiente para revelar, por sí mismo y por primera vez, esas pequeñas variaciones.

Hemos alcanzado este nivel de sensibilidad gracias a la alta calidad de las observaciones, combinada con un análisis cuidadoso de los datos”, afirma Nami Mowlavi, quien lidera el equipo de investigación, “pero también porque hemos desarrollado un extenso programa de observación que ha durado siete años. Probablemente no habría sido posible obtener tanto tiempo de observación en un telescopio de mayor tamaño”.

Se sabe que hay muchas estrellas variables o estrellas pulsantes, denominadas así porque su brillo aparente cambia con el tiempo. El modo en que cambia su brillo depende de las complejas propiedades de su interior. Este fenómeno ha permitido el desarrollo de toda una nueva rama de la astrofísica llamada asterosismología, en la que los astrónomos puede “escuchar” esas vibraciones estelares con el fin estudiar las propiedades físicas de las estrellas y llegar a saber más sobre cómo funciona su interior.

Para Sophie Saesen, miembro del equipo, “la simple existencia de este nuevo tipo de estrella variable es un reto para los astrofísicos. Los actuales modelos teóricos predicen que su brillo no debería variar periódicamente, por lo que nuestros esfuerzos se centran ahora en saber más sobre el comportamiento de este nuevo y extraño tipo de estrellas”.

Pese a que aún no se conoce la razón de su variabilidad, hay una clave que puede resultar reveladora: algunas de las estrellas parecen rotar muy rápido. Giran a velocidades que suponen más de la mitad de su velocidad crítica, que es el umbral en el que las estrellas se vuelven inestables y lanzan material al espacio.

En esas condiciones, el rápido giro tendrá un importante impacto en las propiedades internas, pero aún no somos capaces de modelar adecuadamente sus variaciones”, explica Mowlavi, “esperamos que nuestro descubrimiento anime a los especialistas a estudiar el tema con la esperanza de comprender el origen de estas misteriosas variaciones”.

Notas

[1] Este cúmulo de estrellas es uno de los muchos incluidos en este gran programa de sondeo. NGC 3766 se encuentra a unos 7.000 años luz de la Tierra en la constelación austral de Centaurus (El Centauro) y se estima que tiene unos 20 millones de años.

Información adicional

Este estudio fue presentado en el artículo “Stellar variability in open clusters I. A new class of variable stars in NGC 3766”, por N. Mowlavi et al., publicado en la revista Astronomy & Astrophysics el 12 de junio de 2013.

El equipo está compuesto por N. Mowlavi, F. Barblan, S. Saesen y L. Eyer. Los cuatro autores trabajan en el Observatorio de Ginebra, en Suiza.

ESO es la principal organización astronómica intergubernamental de Europa y el observatorio astronómico más productivo del mundo. Cuenta con el respaldo de quince países: Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Holanda, Italia, Portugal, el Reino Unido, República Checa, Suecia y Suiza. ESO desarrolla un ambicioso programa centrado en el diseño, construcción y operación de poderosas instalaciones de observación terrestres que permiten a los astrónomos hacer importantes descubrimientos científicos. ESO también desarrolla un importante papel al promover y organizar la cooperación en investigación astronómica. ESO opera en Chile tres instalaciones de observación únicas en el mundo: La Silla, Paranal y Chajnantor. En Paranal, ESO opera el Very Large Telescope, el observatorio óptico más avanzado del mundo, y dos telescopios de rastreo. VISTA (siglas en inglés de Telescopio de Rastreo Óptico e Infrarrojo para Astronomía) trabaja en el infrarrojo y es el telescopio de rastreo más grande del mundo, y el VST (VLT Survey Telescope, Telescopio de Rastreo del VLT) es el telescopio más grande diseñado exclusivamente para rastrear el cielo en luz visible. ESO es el socio europeo de un revolucionario telescopio, ALMA, el proyecto astronómico más grande en desarrollo. Actualmente ESO está planificando el European Extremely Large Telescope, E-ELT, el telescopio óptico y de infrarrojo cercano de 39 metros, que llegará a ser “el ojo más grande del mundo para mirar el cielo”.

Las traducciones de las notas de prensa de ESO las llevan a cabo miembros de la Red de Divulgación de la Ciencia de ESO (ESON por sus siglas en inglés), que incluye a expertos en divulgación y comunicadores científicos de todos los países miembros de ESO y de otras naciones.

El
nodo español de la red ESON está representado por J. Miguel Mas Hesse y Natalia Ruiz Zelmanovitch.

Enlaces

Contactos

J. Miguel Mas Hesse
Centro de Astrobiología (CSIC-INTA)
Madrid, España
Tlf.: (+34) 918131196
Correo electrónico: mm@cab.inta-csic.es

Nami Mowlavi
Geneva Observatory, University of Geneva/ISDC
Switzerland
Tlf.: +41 22 37 92 194
Correo electrónico: Nami.Mowlavi@unige.ch

Sophie Saesen
Geneva Observatory, University of Geneva
Switzerland
Tlf.: +41 22 379 24 46
Correo electrónico: Sophie.Saesen@unige.ch

Richard Hook
ESO Public Information Officer
Garching bei München, Germany
Tlf.: +49 89 3200 6655
Móvil: +49 151 1537 3591
Correo electrónico: rhook@eso.org

Esta es una traducción de la nota de prensa de ESO eso1326.
Bookmark and Share

Acerca de la nota de prensa

Nota de prensa No.:eso1326es
Nombre:NGC 3766
Tipo:• Milky Way : Star : Grouping : Cluster : Open
Facility:Swiss 1.2-metre Leonhard Euler Telescope
Science data:2013A&A...554A.108M

Imágenes

El cúmulo estelar NGC 3766
El cúmulo estelar NGC 3766
El cúmulo estelar NGC 3766 en la constelación de Centaurus
El cúmulo estelar NGC 3766 en la constelación de Centaurus
El telescopio suizo Leonhard Euler de 1,2 metros en su cúpula en La Silla
El telescopio suizo Leonhard Euler de 1,2 metros en su cúpula en La Silla

Videos

Acercándonos al cúmulo estelar NGC 3766
Acercándonos al cúmulo estelar NGC 3766
El cúmulo estelar NGC 3766
El cúmulo estelar NGC 3766

Ver también