Lluvia de estrellas en el desierto

En el desierto de Atacama, en Chile, casi nunca llueve. Solo una vez cada pocos años llueve o nieva de forma significativa en el Observatorio La Silla de ESO, generalmente coincidiendo con algún fenómeno meteorológico cálido poco habitual como El Niño. Este desierto es uno de los lugares más secos del planeta, por lo que es un sitio fantástico para observar el cielo nocturno.

Aunque la lluvia real es escasa, algunos trucos de fotografía pueden hacer que las estrellas parezcan precipitarse como lluvia sobre las montañas circundantes, como se ve en esta imagen tomada el 21 de mayo de 2013 por Diana Juncher, una estudiante de astronomía que prepara su doctorado en el Instituto Niels Bohr, en Dinamarca.

En mayo de 2013, Diana pasó dos semanas en La Silla observando exoplanetas hacia el centro de nuestra galaxia como parte de su investigación. Durante su estancia se las arregló para capturar esta imagen de rastros de estrellas, tomada a tan solo unos 20 metros del telescopio Danés de 1,54 metros, en el Observatorio La Silla. Las fotografías de rastros de estrellas como éstas se llevan a cabo utilizando un tiempo de exposición largo con el fin de captar el movimiento aparente de las estrellas a medida que nuestro planeta gira.

Un cúmulo de nieve cubre las cumbres lejanas y suaves nubes pueden verse debajo de La Silla, cerca del horizonte, hacia la izquierda. El área ligeramente más roja y oscura, a la derecha, es una mina de cobre a cielo abierto. El cobre es el activo económico más grande de Chile, el país líder mundial en su producción.

Enlaces

Crédito:

Diana Juncher/ESO

Sobre la imagen

Identificador:potw1434a
Idioma:es-cl
Tipo:Fotográfico
Fecha de publicación:25 de Agosto de 2014 a las 10:00
Tamaño:5472 x 3648 px

Sobre el objeto

Nombre:Atacama Desert
Tipo:Unspecified : Sky Phenomenon : Night Sky : Trail

Formatos de imagen

JPEG grande
6,1 MB

Zoom


Fondo de pantalla

1024x768
422,9 KB
1280x1024
683,5 KB
1600x1200
955,5 KB
1920x1200
1,1 MB
2048x1536
1,4 MB

 

Ver también